Main menu

Nunca antes había reparado en los detalles y símbolos de la bandera del Santutxu y esta suerte de azar se la debo a mi amigo Oier (jugador del mismo) ya que gracias a estar sentado junto a mí y llevar puesto el chándal del equipo pude observar con detenimiento los símbolos que acompañan al emblema del club.

 



En la parte superior izquierda de la bandera vemos un jarrón del que salen tres lirios o azucenas. Sobre este jarrón y su simbología intentaré desde mi modesta opinión acercarme a su significado y trataré de explicar el porqué está colocado en solitario en dicho lugar. Retrocediendo muchos años en la historia veremos las etapas seguidas hasta llegar al esquemático significado del jarrón de azucenas.

En la antigüedad, las cuevas, aparte de servir de refugio y vivienda para los hombres, tenían un simbolismo material. La caverna empezó a sentirse como MAGNA MATER, incluso antes de que se desarrollara la agricultura, y por eso los artistas prehistóricos incluyeron a menudo figuras de mujeres preñadas en sus pinturas dentro de las mismas.

Posteriormente, el dolmen sería alegoría de la GRAN MADRE o eterno principio femenino, que unido a su orientación (la calle o puerta de entrada está orientada al sol de levante) nos dará como continuación el método constructivo de los templos cristianos.

De lo aquí expuesto podemos entresacar que tanto las cuevas como los espacios funerarios se corresponden figurativamente con el útero femenino como concepto de creador, dador de vida, punto de partida y de llegada.

Avanzando el tiempo, llegamos a la permisividad de culto otorgado al cristianismo por Constantino en el año 313 a través del edicto de Milán. Poco antes los padres de la iglesia hispana dictaban en el concilio de Elvira (Granada 300/306) “decidimos que en las iglesias no debe haber pinturas, para que aquello que se adora y reverencia no se vea retratado en las paredes”. Aunque no fue muy respetada aquella decisión, nos encontramos ante una nueva época de aniconismo, comienza a florecer el simbolismo. La degradación propia y las costumbres hicieron que en los siguientes siglos se vieran de nuevo las basílicas adornadas con imágenes y pinturas. De hecho, el Papa Gregorio “el Magno (540/605)” reconoce que “las obras de arte tienen pleno derecho de existir, pues su fin no era ser adoradas por los fieles, sino enseñar a los ignorantes”.

Llegados a los siglos XI-XII nos encontramos con el nacimiento de la mayoría de las órdenes monásticas. Ya desde sus orígenes, estas órdenes intentaban retomar el cristianismo antiguo, manteniendo su pureza y buscando alejarse de costumbres y vicios que caracterizaban a la iglesia oficial y a las órdenes anteriores a ellas. En el caso concreto del Císter (cistercienses), su promotor más importante Bernardo de Claraval se acoge a la advocación de la virgen y debido a esa circunstancia todos los monasterios por él fundados reciben el antenombre de Santa María. Bernardo dicta en las normas de construcción de los nuevos cenobios, la no utilización en la decoración de los mismos de imágenes, dando con ello paso de nuevo al simbolismo.

Recogiendo alegorías pasadas, el Císter adopta la concepción virginal de María, simbolizándola en el jarrón con los lirios. A partir de ese momento, el símbolo del jarrón es acogido y asumido a través de los siglos por diversas órdenes monásticas, dándose el caso, de utilización como motivo fundacional de un monasterio, como ejemplo sirva el de Sta. María la Real de Nájera. En este cenobio se utilizó este símbolo para crear la orden de caballería de la “terraza”, “jarra” ó “grifo”.

Sta. María la Real de Nájera
(simbólica jarra fundacional)
Sta. María la Real de Nájera
(tapa sepulcro de caballero de la Orden de la Jarra)



Llegados a este punto nos resulta bastante fácil sacar conclusiones al tema principal de este comentario. Sabiendo el significado que tiene la jarra de azucenas, insertada simbólicamente a su vez en la enseña del equipo, podemos aventurarnos en la hipótesis de que la fundación del club se debe a la participación en la misma de algún colegio religioso de cuya existencia en la zona desconozco. Posiblemente el club nacería como grupo de jóvenes jugando al fútbol en horas de recreo y que auspiciados por los religiosas (as) del centro, le fueron dando forma a lo que es actualmente el Santutxu fútbol club.

Espero no haberos aburrido con el tema y dejo la puerta abierta para cuantos comentarios y/o correcciones deseéis hacer al mismo. 

Fernan (El rojo 21)

Publicado en: 2005-05-25 (3396 Lecturas)

Enlaces Fútbol

FacebookG+Twitter